No basta con arar, hay que sembrar

Quienes tenemos tendencia a la reflexión y a la especulación, somos también susceptibles de caer en esa ensoñación que te aleja de la realidad para hacer que te pierdas en tus propias elucubraciones.  Es un riesgo real, una tendencia a la que confieso que he sucumbido en más de una ocasión. Si bien es cierto que la acción razonable suele seguir a la reflexión -o … Continúa leyendo No basta con arar, hay que sembrar