Apasionante -y aterradora- adolescencia

Tengo cinco hijos.  Dos de ellos, se aproximan peligrosamente a la adolescencia.  Pienso en la mía y se me ponen los pelos de punta, porque ahora estoy en el otro lado de la barrera. Sin embargo, cuando les miro y observo como se van formando y conformando, como crecen y florecen de un modo nuevo, distinto al de su madre y al mío, con notas … Continúa leyendo Apasionante -y aterradora- adolescencia