Eres buena, no gilipollas

Ante todo, perdona la brusquedad del título…  Pero hay cosas que sólo pueden transmitirse con cierta rudeza, y ésta es una de ellas. La semana pasada mantuve una de esas conversaciones que te hacen sufrir porque -durante un rato- te enemistan con la naturaleza humana. Estaba con una persona a la que admiro y quiero porque tiene un interior hermoso.  Es, muy probablemente, la persona … Continúa leyendo Eres buena, no gilipollas