El elogio nos mantiene en marcha

Hay cosas que no las hacemos porque somos idiotas.  Una de ellas es elogiar las virtudes de quienes nos rodean, sus capacidades, su trabajo…  ¿Qué perdemos?  ¡Si elogiar es gratis!  A nosotros no nos cuesta nada, más allá de superar nuestras vergüenzas e inseguridades.  Y, en cambio, el elogio es como la gasolina que mantiene en marcha el motor del otro, alimenta su fuego interno, … Continúa leyendo El elogio nos mantiene en marcha