Rosal, menos presunción

Me gusta la gente guapa, los hombres y las mujeres que hacen gozo de ver: hermosos, elegantes, cuidados…  Es agradable estar rodeado de belleza, siempre que ésta no se convierta en una necesidad, en nuestro objetivo vital, en un ídolo ante el que postrarse.  Es fácil caer en la vanidad, olvidando que esa hermosa belleza y esa grácil elegancia hoy están, y mañana no.  Son … Continúa leyendo Rosal, menos presunción