Apetito de trascendencia

Hoy me comentaba un amigo, médico, que un síntoma de buena salud es tener apetito.  Lo he pensado y es cierto: cuando estoy enfermo -cosa que, gracias a Dios, no sucede a menudo- tengo de todo menos hambre.  No deja de ser curioso y paradójico: ¿no necesitará el cuerpo más energía para curarse cuando estoy enfermo? ¿No debería comer más cuando estoy convaleciente?  Pues no, … Continúa leyendo Apetito de trascendencia