Reprimenda y esperanza

Mi esposa y yo no somos unos padres blandos, ni mucho menos.  Somos conscientes de que nuestros hijos son piedras brutas que necesitan pulirse para que den a luz la hermosa escultura que ocultan en su interior, y hacemos cuanto está en nuestras manos para ayudarles a hacer esa metamorfosis…  Aunque, a menudo, no es agradable. Aunque nos han tocado cinco hijos que son cinco … Continúa leyendo Reprimenda y esperanza