Orar con el delantal puesto

Aunque puedan tener su atractivo exótico, cada vez me siento alejado de aquellos pseudo-místicos que, como travestidos eremitas de ciudad, se acogen a sus oraciones y meditaciones para aislarse y desentenderse del mundo y de sus semejantes.  Cada día me cuesta más concebir la espiritualidad como huida, cada día la siento más como alimento y encuentro. Tal vez por este motivo me ha gustado tanto … Continúa leyendo Orar con el delantal puesto