Pregúntate: ¿Quieres creer?

“No creo, no tengo fe”, me dijo en un tono que sonó lastimoso. No era una crítica a mi forma de ser ni de pensar, era la constatación de un hecho: tú crees pero yo no, no puedo…  Pero ese tono me llamó la atención, tenía algo de súplica, y me llevó a preguntarme si me encontraba ante un caso aislado, o ante una muestra de … Continúa leyendo Pregúntate: ¿Quieres creer?