Las canciones de mi vida: Dos o tres segundos de ternura

Porque no hay nada más necesario que saber que estás ahí, conmigo…  No sólo tu cuerpo (que también), sino tu alma.  Adoro y preciso de tu ternura. Estoy pasando un bache, un revés, un agujero, un no sé qué me ocurre que ni yo mismo me entiendo… No me apetece nada, nada más que estar adentro, pero no de tu vientre sino de tus sentimientos. … Continúa leyendo Las canciones de mi vida: Dos o tres segundos de ternura

Sin prisas, todo a su debido tiempo

No creo que te haga ningún descubrimiento si te digo que vivimos en una sociedad acelerada, que nos lleva  a transitar por la existencia a un ritmo frenético, siempre con prisas, esclavos de la inmediatez.  No es sólo que seamos como niños malcriados -cautivos de nuestros deseos- es que, en nuestra impaciencia y avidez, lo queremos todo ya. Y, en nuestra locura colectiva, tratamos de … Continúa leyendo Sin prisas, todo a su debido tiempo