La riqueza no quita la sed…

La experiencia nos dice que, a grandes rasgos, Schopenhauer tenía razón:  lo que la mayor parte de nosotros entiende por riqueza -la acumulación de bienes y capital- no sacia nuestro deseo de tener, sino que parece que lo alimenta para que siga creciendo…  Nos vuelve codiciosos. Y la codicia no es más que eterna insatisfacción, eterno anhelo de un poco -o un mucho- más…  No … Continúa leyendo La riqueza no quita la sed…