Si no hay error no hay aprendizaje, ni perdón ni amor

El péndulo de la historia se mueve inexorablemente y nos lleva de extremo a extremo, dando bandazos por la vida.  Nuestros padres vivieron tiempos de conciencia escrupulosa, de oscuridad y de terror a un Dios que todo lo prohibía y que –aunque premiaba a los buenos- se cebaba en el castigo a los malos…  Y quisieron liberarse –y liberarnos- de esa pesada losa…  Y para … Continúa leyendo Si no hay error no hay aprendizaje, ni perdón ni amor