La fascistoide propuesta de cuotas femeninas de Viviane Reading


No suelo dejarme arrastrar por la vorágine de las caducas noticias del día, pero hoy no tengo más remedio que hacer una excepción y hacer algún comentario sobre la propuesta de Viviane Reading (gracias a Dios desestimada por la Comisión Europea, al menos de momento) de imponer -por la fuerza de la ley- una cuota de representación femenina del 40% en los consejos de administración de las grandes empresas.

Esta comisaria europea, vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia, tiene un impresionante currículo repleto de premios y distinciones…  Así como de desafortunadas salidas de tono que en más de una ocasión le han provocado algún desaguisado político.  Sin embargo, ante la actual polémica suscitada por su propuesta, lo que más llama mi atención es su doctorado en Humanidades.

Creo que en alguna ocasión he expuesto ya mi visión de las Humanidades como el estudio de aquellas disciplinas tendentes al cultivo y desarrollo de la propia humanidad, de nuestro potencial humano…  Lo que justifica mi alta valoración y estima por estos estudios.  Por este motivo me cuesta comprender que alguien que se ha dedicado a nivel académico a estas cuestiones pueda -en su andadura política- transitar por vías que mucho tienen de ideología y populismo, y muy poco de respeto y confianza en el ser humano.

Acepto que los datos que maneja Viviane Reading son dignos de reflexión: que la representación femenina en los consejos de administración de la UE sea del 13,7% no es un dato para estar orgulloso…  Más bien al contrario.

La infrarrepresentación de las mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas es algo lamentable que perjudica, en primer lugar, a las propias empresas.  ¿Por qué?  Porque el abrumador predominio masculino promueve una modalidad de dirección que pasa por alto valores y virtudes más propios de la mentalidad arquetípica femenina… Y que mejor nos iría si tomáramos en consideración.

Pero ni las empresas ni la valía profesional de las mujeres deben ser organizadas y regidas por una directiva con fuerza de ley.  ¿En su furor igualitario se ha olvidado la comisaria de ese importante valor que se llama “Libertad”?  ¿Salimos de Guatemala para caer en Guatepeor?

De veras que de una doctorada en Humanidades esperaba una reflexión algo más profunda, respetuosa y confiada en el ser humano…  Aunque la doctorada se haya dedicado a la política de salón.

No pretendo hacer una apología partidista de mi propia valoración del asunto. Yo sí que confío en la capacidad del ser humano y, por ello, prefiero poner sobre la mesa algunas cuestiones, algunas reflexiones, y que cada uno saque sus propias conclusiones y opiniones:

1.  Imaginemos una gran empresa que, como tantas en la actualidad, sólo se rige por un valor: la codicia, el afán de incrementar permanentemente sus beneficios. ¿No está Viviane Reading convencida de que una mayor representación femenina favorecería una mejor gestión de la empresa y unos mejores resultados? ¿No sería más humanista apostar por convencer más que por imponer?

2.  Si, por el contrario, nos encontramos ante una empresa que se rige por valores de carácter social o humanitario… ¿No apreciarán con mayor facilidad -y sin necesidad de imposición legal alguna- las aportaciones propias de una mentalidad más femenina y maternal?

3. De la propuesta de la Vicepresidenta de la Comisión parece desprenderse el convencimiento de que un cierto machismo impregna las cúpulas de las grandes empresas.  No digo que no sea cierto en países como España pero, ¿realmente puede hablarse de un machismo cultural tan arrelado en la mayoría de los estados miembros de la UE como para que la representación femenina sea sólo del 13,7%?

4. ¿No se ha planteado Viviane Reading que, con su propuesta, parece estar diciendo que las mujeres -por sus propios medios- no van a llegar nunca a alcanzar puestos de responsabilidad en las grandes empresas? ¿Va a resultar que es ella la que minusvalora a las mujeres y por eso quiere imponer su presencia en los consejos de administración mediante un criterio de cuotas?  Es más, ¿por qué ha propuesto un 40% de representación femenina y no un 50%, que siguiendo sus propios razonamientos parece que sería lo más lógico?

5. ¿No sería también más lógico (y humanista) ofrecer mayores facilidades formativas a las mujeres para promover su desarrollo y ascenso profesional, pero no por ser mujeres sino porque habitualmente tienen -al menos en países como España- una situación familiar más exigente que la de los varones?

6.  ¿Nadie va a decir lo que todos sabemos: que el embarazo, parto y baja por maternidad (cuando no por riesgo durante el embarazo) son vistos con terror por muchos empresarios, especialmente cuando afecta a altos directivos que rigen los proyectos y el destino de su empresa?

7.  ¿Nadie se va a planear que la desigualdad entre la representación masculina y femenina en los consejos de administración puede tener algo que ver con la propia decisión de muchas mujeres que no quieren asumir los horarios y exigencias de la alta dirección porque valoran mucho más otros aspectos de su vida como, por ejemplo, la posibilidad de ver crecer y educar a sus hijos? ¿Quiere imponerles la Sra. Reading una visión de la existencia en la que el éxito está asociado al prestigio profesional? ¡Cuántos hay que buscando ese éxito pierden su vida!

Podríamos seguir reflexionando sobre este asunto que, como todos, hunde sus raíces en una visión antropológica y metafísica, en una particular visión del ser humano y del sentido de la vida.  Cada uno se define a través de sus actos, los frutos dan a conocer el corazón.  Y no me gusta lo que veo en el corazón de Viviane Reading, no me gusta su falta de auténtico respeto y valoración por la mujer, por la libertad, ni su falta de confianza en el ser humano…  Me lleva a desconfiar de ella por aquello que ya tratamos en otro artículo “vemos a los demás tal y como somos”…  No te fíes nunca del desconfiado…  Te defraudará.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .